Ahorrar ya no es sexy

Ahorrar ya no es sexy

Al momento de ahorrar, lo importante no es ser o sentirse sexy, sino ser inteligente, y de esta forma, llegar más rápido a la meta.

Seamos sinceros, ahorrar ya no es sexy ni divertido, ni da tanto gusto como antes. Si comparas la inmensa cantidad de contenido emocional que te da estar parado en una fila para mover dinero de una cuenta a otra contra, con intención de ahorrarlo, versus disfrutar de:

  • Una buena cena con tus amigos
  • Salir de compras
  • Ir a ese concierto que tanto estabas esperando
  • O quitarte algo de la cabeza que lleva semanas en el carrito de Amazon

Sabrás de qué estoy hablando.

Sin embargo, ahorrar sigue siendo la base de capital sobre la cual se crea cualquier empresa y debería ser tu primera opción para el retiro. Entonces, ¿cómo hacemos para cumplir nuestra meta de ahorro en un mundo donde se promueve mucho más el consumismo que la producción y donde la publicidad y la motivación para ahorrar son casi nulas?

Sigue estos tips para que tu motivación de ahorro y el balance de tu cuenta aumenten:

  1. Ahorra de manera automática e indefinida.

No hay nada que pueda asegurar más tu ahorro que una transacción automática cada vez que cobras. Agrégale a esto que sea una transacción indefinida (que no acabe aunque hayan sucedido muchas otras transacciones) y habrás resuelto la mitad de tu problema del ahorro. La otra mitad es conservarlo.

  1. Ahorra para diferentes objetivos.

La mayoría de las personas no sabe que puede tener tantas cuentas de ahorro como quieran, y que ahora con Internet banking hasta le puedes poner nombre a tus cuentas de ahorro. Empieza con estas tres cuentas y verás que ahorrar ya no será aburrido:

  1. Imprevistos
  2. Inversiones
  3. Juguetes

 

  1. Gasta una parte de tu ahorro

Ver números creciendo en una pantalla solamente emociona a una parte de la población (la parte analítica que como yo disfruta de saber que los números de hoy son mejores que los números de ayer.) Pero si eres como la mayoría de las personas querrás utilizar tu ahorro para que éste cobre sentido. ¿Qué otra buena razón hay para privarse de cosas hoy, si no es para un mejor mañana? Ahora no te lleves del gusto y sólo gasta una parte. Puedes empezar gastando solo un 25%.

 

  1. Protege tu ahorro (Hasta de ti mismo)

En la parte de Ahorro 101 de mis talleres de finanzas personales, siempre relajo mucho con que abras una cuenta de ahorro en el banco que menos te guste, que más fila tenga o que menos sucursales tenga. Que pongas ésta cuenta como la cuenta destino de tus transacciones de ahorro automáticas. Y que le pidas a este banco que esta cuenta no tenga tarjeta de débito, ni Internet Banking para que te sea difícil, inclusive, acceder a tu ahorro. En el mundo de hoy, esto sería el equivalente de blindar tu ahorro. Te digo la verdad, no lo digo como un relajo.

 

  1. Olvídate de tu ahorro

Cuando ya tu dinero está ahorrado, el enemigo número 1 eres tú. Si no me crees,  recuerda la última vez que tuviste dinero parado en una cuenta. Trata de recordar si no aparecieron de la nada 3 o 4 cosas en qué gastarlo que aparentemente eran muy necesarias o emergencias. Por eso es necesario que te olvides del ahorro. Por lo menos de la parte del ahorro que es para el retiro y para compras grandes (como el inicial de tu casa), así evitas tentaciones, y posiblemente, llegues más rápido a tu meta.

Ahorrar puede que no sea lo más sexy, pero si es lo más inteligente.

 

Por @themoneycoachrd Félix Rosa. TM / @themoneycoachrd



Coach financiero y creador de los programas de capacitación “Gimnasio Financiero” y “Finanzas 101”. Ingeniero industrial de profesión engresado de la Pontifica Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) con estudios asociados en Banca y Finanzas por la universidad de Tompkins Cortland Community College de Nueva York. Certificado como “Coach Élite” por la Word Coaching Corporation y como “Experto en oratoria y manejo de publico” y en “Liderazgo de alto nivel” por Go Group