Search
Miércoles 18 enero 2017
  • :
  • :

Calidad de vida: cómo mantenerla en el futuro

Calidad de vida: cómo mantenerla en el futuro

¡Hola! Soy una jóven ejecutiva con apenas 30 años, con altos ingresos, soltera y sin hijos; sin embargo, me preocupa lo que pueda suceder en el futuro, que me impida mantener mi calidad de vida. Por favor, necesito sus recomendaciones -Ejecutiva Preocupada

Estimada Ejecutiva Preocupada: La cultura financiera nos viste de referencias reales sobre cuándo ir midiendo nuestro esfuerzo y sentido de dirección; referencias que nos van indicando en el camino si nos acercamos o nos alejamos de nuestros objetivos e indican la calidad de nuestro manejo de los riesgos, de acuerdo a la la etapa de vida que estemos viviendo.

Sin cultura financiera es muy común este caso… Gozar de un alto nivel de ingresos y sentirte con la libertad de gastar o consumir extraordinariamente, por no tener aún una estructura familiar o de compromisos de gastos fijos, genera un espejismo de bienestar muy peligroso, que generalmente crea innumerables obstáculos para lograr un bienestar sostenible, porque ese ingreso y esos hábitos de consumo y gastos no están correlacionados o no son coherentes con los verdaderos riesgos de tu etapa de vida, y es cuando confundimos el “puedo pagarlo con debo pagarlo”.

“Gozar de un alto nivel de ingresos genera un espejismo de bienestar peligroso”

Inventario de riesgos a la vista -Próximos 5 años-:

1. Es alta o baja la probabilidad que se enamore  2. Que se enamore y se case 3. Que se enamore, se case y tenga hijos 4. Qué pierda o cambie de trabajo.

En fin, muchas cosas pueden suceder durante los próximos 5 años, bien sean positivas o negativas. Nuestra recomendación es la construcción de liquidez, aprovechando el espacio e ingresos que aún se disfruta, para que en la medida en que los diferentes riesgos vayan sucediendo, haya espacio y libertad, construyendo “quereres”, y no “teneres”, combinados luego con los “deberes”; es decir, ahorrar liquidez e invertir en activos productivos líquidos, como por ejemplo, bonos, certificados y otros, de preferencia en dólares, sin importar tanto el rendimiento, ya que tú eres el activo productivo más rentable.

Es común que por tener ese nivel de ingresos lo confundamos con poder de adquisición, y sin relacionarlo con objetivos y riesgos, ocupemos la capacidad de construir un capital, en vez de utilizar ese excedente adquiriendo niveles de vivienda, vehículos, vacaciones y ocio extraordinario, solo porque puedo hacerlo; luego, cuando llega el amor, la familia y los nuevos riesgos, no hay músculo financiero libre para esto, trayendo con ello los obstáculos.

Escribe tus dudas y preguntas a: info@revistamidinero.com.do

Gracias a:

logo-ACAP



Socio Director de SmartCoach división talleres educación financiera y Coaching Financiero. Sus áreas de especialización son Finanzas personales y marketing. Como Coach Financiero certificado, de individuos, parejas, familias y socios, mantiene un operación de sesiones consultivas y acompañamiento en planificación financiera y elaboración de estrategias de ahorro e inversión en dirección a objetivos y ciclos económicos.