Lo que el Ahorro Puede Hacer por el Cambio Climático

Lo que el Ahorro Puede Hacer por el Cambio Climático

Cuando cambiamos nuestros hábitos de consumo también podemos contribuir con el cuidado del medio ambiente y evitar el cambio climático

El cuidado del medio ambiente es un tema que apasiona a cada vez más personas. Y es que nuestro planeta nos está dando muchas señales de su descontento con nuestros hábitos de consumo. Durante mucho tiempo hemos actuado de manera irresponsable con la calidad y cantidad de servicios o bienes que consumimos, peor aún, con el destino final que damos a estos productos una vez han cumplido su propósito.

El comportamiento que hemos asumido frente al desarrollo logrado en determinadas vertientes, ha tenido como consecuencia la aceleración de un fenómeno natural de nuestro planeta, el cual, conocemos como Efecto Invernadero. La emisión de gases generados por diversas industrias, como por ejemplo, el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua, ha provocado una saturación en la atmósfera, haciendo que esta tenga cada vez menos capacidad de dejar escapar el calor que se genera dentro, provocando un calentamiento global, y por consiguiente,  el cambio climático.

Muchas de las medidas que deben ser implementadas en nuestros hábitos de consumo para frenar el cambio climático, pueden ayudarte a ser más eficiente con tu presupuesto financiero. A continuación algunas formas de ahorrar, mientras ayudas al medio ambiente y reduces tus emisiones de gases de efecto invernadero:

  1. Reemplaza tus bombillos por los de bajo consumo o LED. Disminuirá el costo de tu factura de electricidad y estarás consumiendo menos del servicio eléctrico, que es un sector generador de altas emisiones de gases de efecto invernadero.
  2. Programa rutas de transporte compartidas con las personas de tu comunidad. Ahorrarás gasolina, y por supuesto, tiempo y muchas emisiones.
  3. Coloca un ladrillo, una botella llena de agua o cualquier otro objeto denso en el tanque de tu inodoro. Esto reduce tu consumo agua, por el mismo volumen del objeto que has dejado ahí. De esta forma, además de consumir agua con más respeto, podrás ver reflejado este “des-consumo” en tu factura.
  4. Sé cuidadoso con el estado de tus electrodomésticos. Si vas a comprar, y tienes la posibilidad, considera comprar aparatos inverter o de alta eficiencia. Si ya los tienes, procura darles su adecuado mantenimiento y limpieza, ya que esto puede afectar mucho su eficiencia y consume mucho más de tu servicio eléctrico.
  5. Espera llenar la lavadora y la secadora para usarlas. Programa tus lavadas a una sola vez a la semana, no solo te ahorrarás agua, sino también electricidad y detergente. Este es un combo triple.
  6. Reduce, Reúsa, Recicla. En nuestro país, los vertederos son uno de los problemas ambientales y de emisiones con más peso y menos soluciones. Con este punto, las posibilidades de ahorro son infinitas. Hoy en día, hay programas que incluso te recompensan por recibir tus desechos reciclados. En la ciudad de Santo Domingo, por ejemplo, hay centros de acopio que te permiten acumular puntos que después puedes canjear por otros productos. Puedes plantearte proyectos caseros creativos que te permitan utilizar cualquier elemento que ya no necesitas y así no gastas en materiales nuevos. Y si eres de los que quisiera cultivar algo en casa, utiliza los desechos de determinados alimentos como abono orgánico para nutrir la tierra; con esto, evitas el uso de químicos y el gasto que significa su compra.

Como estas, hay muchas otras medidas que puedes poner en práctica y que pueden ayudarte a ahorrar mientras cuidas nuestra casa común, que es nuestro planeta tierra. Te invitamos a que sigas investigando sobre cómo puedes hacer de tus hábitos de consumo un alivio para tu bolsillo y una solución para el cambio climático.

 

Audio: Comentarios de Pamela Pichardo en el Programa @ungrandia por Estrella90.

Por Sara V. González Troncoso Coordinadora Técnica UN CC: Learn / svg.troncoso@gmail.com