Search
lunes 25 septiembre 2017
  • :
  • :

¿Como comienzo a enseñarles a mis hijos el manejo del crédito?

¿Como comienzo a enseñarles a mis hijos el manejo del crédito?

Mis hijos tienen trece y nueve años. Quiero comenzar a enseñarles como manejar las tarjetas de crédito y las deudas. ¿Por donde Comienzo?

Si estuviera en tu posición, me enfocaría, primero, en enseñarles el poder del ahorro, la acumulación y la producción. Las deudas pasarían a segundo plano. No es que no sea importante aprender el arte de pedir prestado, pero priorizaría la producción y acumulación. ¿Por qué? Porque queremos que las futuras generaciones tengan inventario de activos y no de pasivos. Si primero le enseñamos a los niños a manejar dinero prestados implícitamente les estamos enseñando que vivir de préstamo es una buena opción.“Aprender a manejar las tarjetas de crédito”, “Cuando pidas préstamo haz esto o aquello” con estas idea estamos estamos sembrando la semilla del pasivo con más ahínco que la acumulación de activo que a la larga es lo que nos ayuda a conseguir paz financiera.

Mejor enséñales a administrar lo que gana y los regalos que reciben. Que ahorren, que acumulen y que trabajen para ganar más. Que comiencen a sacar un porcentaje para el futuro, otra parte para las emergencias, otra parte para los gastos, otra parte para ayudar a los otros. Después, lo demás. Recuerdo una experiencia que estuve con uno de mis sobrinos de seis años de edad, que nuca olvidare y que muestra cuán importante es enseñarle a cuidar lo que tienen. Mientras nos preparábamos para salir a desayunar, lo rete a una competencia a ver quién se vestía más rápido en un minuto. Aposte dos dólares en monedas, el que se vistiera primero ganaría los dos dólares y los pondría en una alcancía transparente. Ganar dos dólares en monedas fue motivación suficiente par que se vistiera rápidamente. Como gano se llevó la loto en monedas a un cochinito transparente. En el restaurante se antojó de un vaso de colores que estaba $1.99. Como insistía, le propuse un trato, yo le prestaría los $1.99 dólares para que comprara su vaso, pero  cambio me tendría que dar el dinero que había ganado en la competencia mas $0.25 por querer el vaso ahora

-Ah no… ese dinero es mio. Yo lo gané.-me dijo seriamente, refiriéndose al dinero que gano en la apuesta

-¿Necesitas ese vaso si tienes decenas  de vasos en tu casa?- Trate de persuadirlo al mostrarle que se trataba de un deseo, no de una necesidad.

– Pero es que lo quiero -decía mientras comenzaba la revolución copernicana.

-Bueno tu quieres el vaso y yo no quiero que mi dinero vaya en un vaso cuando hay suficientes vasos en casa. El dinero que usaría para comprar el vaso esta en mi cochino y no quiero sacar el dinero de ahí. Como tu quieres el vaso y yo no quiero que el dinero salga de mi cochino, te ofrezco comparte el vaso a cambio de que me des tu dinero. ¿Qué prefieres, el vaso o perder el  dinero que hay en tu cochino de plástico? Tú decides –le conteste rápidamente en tono de negociación

No sé qué pasaba por su mente en esos cinco segundo que se tomo para responder, pero las cejas se le iban juntando mas y mas. Después de una pausa respondió:

-En casa hay vasos. No tengo que usar el dinero que gane en la competencia.

Nunca es demasiado temprano para comenzar con la educación financiera en los niños. Hay que estar cociente de los mensajes que enviamos cuando sacamos la tarjeta de crédito para pagar el gas. comida o tu restaurante. No conviene que ellos crezcan con la creencia errada de que el dinero para pagar la gasolina  la comida es gratis. No esta de mas explicarles como funciona el crédito, como algunas compañía permiten usar temporalmente el dinero a cambio de darles mas dinero. O explicarle por que la gente se mete en problemas con el dinero prestado.

El mensaje mas importante que debes comunicarles es que con el ahorro, la acumulación y la producción, no con el incremento de las deudas (Pasivos), se consigue la prosperidad. Tu ejemplo y la repeticion de ese mensaje representan una forma de educarlos financieramente, y debes educarlos desde ahora.

 

Fuente: Libro “Pregúntale a Xavier” @xavierserbia