Dietas de moda y tu bolsillo

Dietas de moda y tu bolsillo

No permitas que el proceso de buscar salud y belleza enfermen de manera terminal el bolsillo

Como gordita eterna, siempre ha sido un tema recurrente en mi vida el asunto de las dietas. Siempre he tenido que estar pendiente de mi peso, y como toda mujer, no he podido estar ajena a la influencia que ejerce sobre nosotras la sociedad en términos de peso e imágen.

Esto significa que en algún momento he sucumbido a la presión de las llamadas dietas de moda o “fad diets”. Perfeccionista neurótica como soy, si sigo cierto plan de alimentación quiero tener absolutamente todos los alimentos que indica el mismo, desde la chía maravillosa (que por cierto, cuesta un ojo de la cara) hasta el salmón nórdico, pescado de manera salvaje, sustentable y cuyo precio incluye el masaje que se le dio al pez (sólo eso explicaría muchas veces el precio por libra) para que tuviera una muerte digna y evitar que las “toxinas del miedo” puedan afectar mi salud. Todo esto, sin exagerar

  • Encuentra la razón oculta detrás de la promoción de ciertas dietas y alimentos de moda: ¿Funcionan para mí? ¿es balanceado? ¿es sostenible en el tiempo?
  • Soy una defensora de que la comida cura, pero hay que saber qué necesitamos y qué queremos sanar, por lo que, antes de empezar cualquier plan de alimentación es bueno hablar con nuestro médico y aunque esto suene a cliché, vale la pena visitar un buen nutricionista serio, no comercial y bien recomendado, que nos diga cuáles son nuestras necesidades particulares y evaluar un plan adecuado para nosotros
  • Con el plan en mano, elabora tu lista del super en base a tus necesidades
  • Involucra a toda la familia en el proceso de comer sano, de esta manera no tendrás que hacer una comida para unos tristes “caras largas” y otra para el resto de la familia… es triste ¡si lo sabré yo!
  • Dependiendo de lo que más compras, (vegetales, pescado, carnes) planea tu visita al supermercado en función del día de ofertas de estos, ¡siempre dices eso Sagrario! ¿Por qué? Pues porque ¡ahorras!
  • Si te decantas por la comida orgánica, ayuda a tu bolsillo haciendo un menú y comprando estrictamente en base a este, de esta manera no se pierde dinero porque compres alimentos que más luego se dañarían
  • La ventaja de nuestros países, es que contamos con vegetales frescos todo el año ¡almacénalos bien! Colócalos limpios y secos en la nevera, y sé creativo con ellos: si la rúcula se ve mareada, puedes ponerla en la omelette de claras de huevo, lo mismo que el cilantro, perejil u otra hierba que ya no se vea tan bien ¿no te han dicho que discriminar es malo?
  • Investiga y usa los recursos a la mano para sacar provecho de lo que tienes: suscríbete a publicaciones serias (en la web hay) para recomendaciones acerca de nuevos alimentos y recetas. Aléjate de los consejos de personas que, aunque bien intencionadas, no tienen un bagaje serio para sus afirmaciones. ¡Discrimina, cuestiona… eso es gratis!

Salteado de atún y vegetales con jengibre y salsa de ostras

Aunque solo cocinas para ti, no pierdas el sentido de lo saludable. Toma ventaja del hecho de que, con media cebolla, una zanahoria pequeña y atún enlatado, disfrutas de una comida completa ¡en un dos por tres!

RECETA

Preparación: 10 minutos Cocción: 5 minutos Porciones: 1-2

Ingredientes:

1 Cucharada de aceite de oliva

1 Cucharada de jengibre fresco rallado

1 Diente de ajo rallado

1/2 Cebolla blanca cortada en julianas finas

1 Tallo de apio cortado diagonalmente

1 Zanahoria mediana cortada en julianas finas

1 Lata de atún en aceite escurrido

2 Cucharadas de salsa de ostras Sal y pimienta al gusto

Preparación: En un wok o sartén grande calienta a fuego alto una cucharada de aceite de oliva y sofríe el jengibre fresco y el diente de ajo hasta que comience a perfumar. Incorpora las cebollas, el tallo de apio y la zanahoria y cocina removiendo por 3 minutos. Añade la lata de atún escurrida y la salsa de ostras. Revisa la sal y sazona con un poco de pimienta. Remueve, cocina por 30 segundos más y sirve inmediatamente.

Por SAGRARIO MATOS | www.sagrariomatos.com | sagrario@sagrariomatos.com
Foto: Alina Vargas