Emprender hoy

Emprender hoy

Muchos nunca verán las oportunidades, otros la verán, pero no harán nada y solo algunos se lanzarán y aprovecharán las circunstancias favorables para emprender

La historia de nuestro país está llena de ejemplos de personas exitosas que fueron capaces de iniciar proyectos empresariales o sociales desde cero y lograron una transcendencia en el tiempo. Sin embargo, en esos casos no podemos ver un patrón de cultura de emprendimiento, sino personajes que se destacaron en un momento y bajo circunstancias específicas.

Hoy República Dominicana está en el momento preciso para generar esa cultura de emprendimiento que permita incentivar la creación de nuevas empresas con una visión de generar cambios en el modelo económico del país.

¿Por qué  hoy?

En la actualidad el contexto es favorable para la creación de ese momentum que permitirá un cambio de cultura hacia una sociedad de emprendedores, en lugar de una sociedad con algunos emprendedores. Los principales factores que nos permiten indicarlo son:

  • Generación Emprendedora: Una nueva generación de jóvenes con alta influencia de la cultura emprendedora Norteamericana está emergiendo y tratando de generar sus propios proyectos empresariales.
  • Concentración de la Oferta: La madurez de algunos sectores económicos, como por ejemplo, Seguros Médicos, Telecomunicaciones, Bebidas Alcohólicas y Sector Bancario, está provocando fusiones o gran concentración del Market Share (participación en el mercado) en pocos actores, lo cual, por naturaleza incentiva la búsqueda de eficiencias y con ello la reducción de personal. Esta reducción está provocando que muchos profesionales con gran capacidad y experiencia queden disponibles y dispuestos a iniciar sus propios emprendimientos.
  • Surgimiento de un Ecosistema: Se están desarrollando iniciativas privadas, de las que podemos mencionar a enlaces.org.do o dominicanacompite.org, que promueven y/o financian proyectos de emprendimiento desarrollados en el país. También el sector público lo hace a través del Consejo de Competitividad, Mescyt, Emprende y el Ministerio de Industria y Comercio, con los que se están desarrollando iniciativas concretas que poco a poco ayudarán a crear un clima positivo, a favor del emprendurismo en Dominicana.
  • Capacitación en Emprendurismo: Las universidades están empezando, tímidamente, a responder a una creciente demanda de contenido que capacite en temas de emprendimiento, lo que se refleja en cursos, especializaciones e incluso en la apertura de Centros de Emprendimientos dentro de las mismas universidades, para incentivar y dar seguimiento a los estudiantes con nuevas ideas de negocios.

Sociedad de emprendedores

Si solo por un momento visualizáramos lo que sería una sociedad dirigida por emprendedores, veríamos que la norma sería la creatividad de personas tratando de mejorarlo todo, en lugar de personas tratando de justificar por qué es mejor dejarlo todo igual –aunque sepamos que está mal– y de esta se desprenderían varios tipos, como las detalladas a continuación:

  • Sería una sociedad en la que el espíritu impaciente, típico de un emprendedor, se convertiría en la norma, en lugar de un espíritu que espera sentado lo que el gobierno tiene para el
  • Sería una sociedad donde el éxito puede estar al alcance de todos
  • Sería una sociedad optimista, donde las personas no tendrían tiempo para criticar a los demás –sea el gobierno o a otro que tuvo éxito–, pues estaría demasiado ocupado en crear su próxima gran iniciativa
  • Sería una sociedad simple, pues todos buscaríamos cómo hacer las cosas con la menor burocracia posible, en lugar de tratar de resolverlo todo creando un comité, un nuevo ministerio y cambiando las leyes
  • Sería una sociedad donde cada cual encontraría su propia motivación, que es la que surge del verdadero emprendedor, en lugar de esperar que la empresa nos cree sistemas de incentivo en los que podamos ganar, si logramos hacer bien

A pesar de que cada persona y sus circunstancias son diferentes, existirán barreras comunes que deberán ser superadas para que un joven profesional recién graduado o un empleado de muchos años, puedan convertirse en emprendedores.

Aunque pueda creerse que estas limitantes tienen que ver con barreras de mercado, competencia, tasas de financiamiento o las trabas regulatorias e impositivas que el estado impone, la verdad es que no; las barreras importantes, que en mi opinión, deben ser superadas, tienen que ver con el nuevo emprendedor y su compromiso de intentarlo. Entre otras, podemos citar:

  • Tu determinación de ser un emprendedor exitoso debe ser mayor a los obstáculos que se presentaran
  • Requerirás de disciplina para mantenerte cumpliendo ciertas rutinas por ti mismo y no por mandato de un supervisor
  • Ejecuta y no te quedes en la teoría de tu idea, ni te frises esperando la perfección
  • Escucha con tu oído interno para explotar tu creatividad y con tu oído externo para entender las necesidades de los usuarios
  • Paciencia, pues no siempre las cosas ocurrirán al ritmo que esperas. Si cedes antes de tiempo, no sabrás lo que pudiste haber alcanzado

Ajustar, ajustar y ajustar tu idea inicial hasta adecuarla, no a tu mejor creencia, sino a la expectativa del cliente. Desde las más antiguas sociedades, hasta la era actual, muchos nunca verán las oportunidades, otros la verán, pero no harán nada y solo algunos se lanzarán y aprovecharán las circunstancias favorables. Entonces me pregunto: ¿Tú, en cuál de estos grupos estarás?

Por Ryan Larrauri / ryanlarrauri@gmail.com