Finanzas en Pareja: Tú, yo y el dinero

Finanzas en Pareja: Tú, yo y el dinero

Las Finanzas en Pareja consisten en administrar el dinero juntos. En otras palabras, es tomar las decisiones que les permitan alcanzar sus metas.

Es cierto que las finanzas personales son un gran reto; sin embargo, existe un reto aún mayor, y es las finanzas en pareja. Como hemos dicho anteriormente, administrar el dinero se limita a tomar las mejores decisiones que nos permitan alcanzar nuestras metas, y así como lo hacemos de manera personal, debemos hacerlo en pareja.

Cuándo comenzar

En toda relación se llega al punto en que se debe comenzar a hablar de: Nuestras finanzas. Eso no necesariamente quiere decir que se deban mezclar los ingresos, obligaciones, deudas, ahorros, u otros; no obstante, las finanzas de cada uno comienzan a tener puntos comunes y cada uno comienza a tener derechos y responsabilidades.

Existe algo que muchas personas y parejas desconocen, y por consiguiente, no lo tienen en cuenta al momento de comenzar o formalizar una relación, y es la compatibilidad financiera. Esta no tiene que ver con que los dos tomen la misma decisión, sino con los criterios que se guían para tomar dicha decisión.

Las finanzas en pareja se pueden ver como los puntos comunes de las finanzas de uno, con las finanzas del otro. 

Compatibilidad FinancieraCada pareja debe determinar cuál es el momento adecuado para comenzar a hablar de nuestras finanzas; empero, algunas señales de que esto debe suceder, puede ser cuando se escuchan cosas como: Nuestra casa o apartamento, nuestro carro, nuestro viaje, nuestros proyectos, entre otros. Esto, quiere decir que los dos ya están involucrados en el tema.

Puede suceder que en época de pagos una persona pague primero la cuota de sus tarjetas de crédito, mientras la otra decida u organice un plan para descansar y relajarse. Pero independientemente de esto, es relevante que cuando se hable de finanzas en pareja, se lleguen a acuerdos, pues de esta manera no habrá mal entendidos en el futuro.

La compatibilidad financiera tiene que ver con que ambos acepten las decisiones de cada uno, pero además, que estén de acuerdo en que juntos tienen derechos y responsabilidades que deben ser acordados.

Antecedentes o ¿Cuéntame en qué gastas y te diré quién eres?

Dos de los valores más importantes en las relaciones son, la honestidad y la confianza. Ser transparentes al comienzo de la relación puede ayudar mucho al futuro financiero de la misma. Por esto, es importante que nuestra pareja conozca nuestros buenos y malos hábitos con el dinero.

Ser transparentes al comienzo de la relación puede ayudar mucho al futuro financiero de la misma.

Por una parte, si nos gusta planear, tener un presupuesto, ahorrar, invertir, estar al día con nuestras obligaciones y demás, es importante compartir esto con nuestra pareja y tratar de promover los buenos hábitos de las finanzas personales a las finanzas en pareja.

Por otra parte, si somos un desastre con los números, no ahorramos, nos gusta el juego y las apuestas, somos compradores compulsivos y mucho más, también es muy importante compartirlo, ya que de esta manera nuestra pareja puede decidir si nos acepta como somos, nos rechaza o apoya, si así se acuerda.

Prioridades: Las tuyas, las mías y las nuestras.

Cada uno de nosotros tiene cuentas, necesidades y deseos. Es decir, tenemos obligaciones de pago, cosas que necesitamos para vivir y cosas que queremos. De igual manera, las parejas tienen cuentas, necesidades y deseos. Teniendo en cuenta esto, cada uno define sus prioridades. En otras palabras, cada cual da un nivel de importancia diferente a cada uno de sus egresos.

Asimismo, es importante que se respeten esas prioridades individuales y que además se definan, juntos, las prioridades de la pareja, y por supuesto, determinar qué es primero: Lo de cada uno o lo de ambos.

Un plan con metas comunes

Independientemente del tipo de relación o de la duración de la misma, todas las parejas tienen metas; estas pueden ir desde una cena romántica a la luz de la luna, hasta la casa de sus sueños. Definir las metas de la pareja ayudará a determinar qué se quiere, cómo se alcanza, cuándo se alcanza y cuánto vale.

Conociendo estas metas, es mucho más fácil repartir las cargas; es decir, qué tanto aporta cada uno para alcanzarlas. Muchas parejas llegan al acuerdo de 50/50, no obstante,  a veces la realidad nos muestra que esto no es posible. Es allí donde uno de los dos debe cargar con un poco más que el otro, aunque ambos deben ser conscientes de esto y respaldar lo acordado.

Te apoyo o te mantengo

Todavía se ven parejas en las que una de las personas tiene la mayoría de la carga financiera. Aún así, cada vez es más común ver parejas en las que cada persona es responsable financieramente de sí misma. Eso ha facilitado muchas cosas, ya que las cargas se reparten equitativamente.

Cada vez es más común ver parejas en las que cada persona es responsable, financieramente, de sí misma.

Frente a diversas circunstancias, es posible que muchos puedan hacerse la siguiente pregunta: ¿Te mantengo o te apoyo? La diferencia entre estos dos términos está en que mantener a alguien implica hacerse responsable financieramente por esta persona. En otras palabras, pagar por sus “Cuentas, necesidades y deseos”.

Diferente a lo anterior, apoyar consiste en respaldar a la otra persona, mientras esta se estabiliza financieramente o adquiere los hábitos necesarios para administrar eficientemente su dinero. El apoyo también puede verse reflejado cuando las dos personas compartan entre sí sus buenos hábitos financieros. Por ejemplo, siempre tener un plan, elaborar presupuestos, ahorrar, entre otros.

Conclusión

A pesar de que las finanzas en pareja son un gran reto, no son una tarea difícil. Todo consiste en llegar a distintos acuerdos. Conocer la compatibilidad financiera, tener claras las prioridades como pareja, definir las metas comunes y conocer los buenos o malos hábitos financieros, son puntos claves para lograr administrar el dinero juntos.

blog.monee.co / Alberto Gómez