La boda de tus sueños y tu presupuesto

La boda de tus sueños y tu presupuesto

Somos un país culturalmente rico, cuanto de hablar de celebraciones se trata, donde las fiestas y las reuniones familiares son parte importante de las personas y la boda no escapa a este sentimiento. Hemos escuchado decir muchas veces que existen múltiples formas de realizar la celebración de nuestras bodas sin que sea algo traumático y nos provoque un infarto en el intento. Organizar el presupuesto de una boda  parece una tarea sencilla, pero no lo es. La boda representa muchas horas de trabajo para garantizar que los invitados se sientan bien atendidos durante la velada y que los novios conserven cada segundo de ese día por el resto de sus vidas. Ante la realidad de la falta de tiempo y dinero a la que nos vemos expuestos, y con el deseo de realizar nuestras bodas, debemos seguir simples pasos para disfrutar de esa ocasión tan importante, siempre acorde a nuestra capacidad financiera.

PASO 1: Defina un presupuesto

Conversa con tu pareja sobre cuánto están dispuestos a gastar. Si alguno de los padres cubre la boda, conversa con ellos sobre este monto y confirmen cuándo lo tendrían disponible y como. Adecuarse a este monto no solo les indicará el tamaño de la boda y lo que les permitirá hacer, sino que les ahorrará el mal momento del día después de la boda, preocupados por cómo van a vivir, o peor aún, cómo van a pagar los gastos de la misma. Recuerda conservar un porcentaje para imprevistos.

PASO 2: Determine el número de invitados

En ese paso lo mejor es elaborar dos listas de invitados: La primera, incluye a todos los que queremos invitar sin excepción; es la lista de personas que incluye: amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos, compadres y otros. La segunda se alimenta de la primera y debe contener esas personas que realmente deseas estén durante tu gran día, porque lamentarías que no pudieran estar allí. Estoy segura de que hay personas que no son imprescindibles. Si bien hay personas que debes invitar por compromiso, recuerda que las oportunidades en la mejora y control de tu presupuesto descansa principalmente en el número de invitados. Cuando nos casamos no solo lo hacemos nosotros, sino que nuestros padres o tutores también, por lo que, es importante darles un espacio en la lista, por si desean invitar a algunas personas, sobre todo, si ellos están asumiendo el costo de la boda.

PASO 3: Prioriza lo que no puede faltar

Sin importar el tamaño de tu boda o tu presupuesto, hay cosas que no pueden faltar y que son en las que debes priorizar al momento de realizar tu presupuesto.

  • Ceremonia: Sea ésta civil o religiosa, debes determinar el lugar para realizarla. Si es civil, considera si lo harás en la Oficialía del Estado Civil que les corresponda o si la realizarán en otro lugar. Contempla costos de traslado por parte del Juez Civil. En la ceremonia religiosa, ya sea con un pastor o un sacerdote, se entrega un donativo al oficiante o iglesia. Por costumbre, se adorna el salón con flores blancas, pero recuerda que son detalles para adornar el lugar y nunca deben opacar a la novia y desviar el foco de atención. Al final, la ceremonia es lo más importante de este día y debe ser elegante y romántica.
  • Fotografía: Las cosas importantes se llevan en papel y en el corazón. Disponer de fotos que nos ayuden a revivir el momento, lo convierte en algo muy valioso. Existen muchos fotógrafos en el mercado que hacen un exquisito trabajo. Lo importante es que hagamos click con esa persona y nos guste su trabajo, además de que se adecúe al presupuesto. No te limites a los nombres conocidos y famosos; el talento joven, creativo y entendido en la materia está en todas partes, y hay muchos buenos prospectos por ahí.
  • El vestido: Blanco, beige, off white o rosa pastel, se verán bien en ti.Existen tres formas de ahorrar en él:
  1. Alquiler: Muchas tiendas ofrecen precios muy buenos por el alquiler del mismo, incluyendo las modificaciones, además de los accesorios como el velo o mantilla, el tocado y la cretona. Aquí lo importante es conocer la oferta del mercado y el estilo que mejor te va. Asesórate con los expertos. Con frecuencia las casas de vestidos de novia colocan especiales para que te acerques a ellos; es el momento indicado para hacerlo. Hay ocasiones en las que incluyen un segundo vestido que podrías utilizar en una sesión de fotos.
  2. Existen varias páginas Web que ofrecen vestidos a medida, o vestidos con inspiración en algún diseñador reconocido. Es una opción económica, pero con un gran riesgo de que el vestido no esté a la altura de tus expectativas. Si decides irte por esta opción, solicítalo con suficiente tiempo, para evitar imprevistos.
  3. Algo nuevo, algo prestado: Quizás alguna conocida o amiga de una amiga haya adquirido un vestido que puedas utilizar. Si la respuesta es sí, los únicos costos que podrías tener son alteraciones con una modista experta en vestidos de novia, así como en el lavado y planchado en una lavandería especializada.

stockvault-go-to-jail103546

 

PASO 4: Comer es primero

Si su idea es tener una recepción, la comida no puede faltar. Evalúa las opciones de hoteles y sus banquetes en la ciudad de Santo Domingo. Esto lo puedes ver en el comparativo de esta edición, para comparar el que más se ajuste a tu presupuesto. Si dispones de un lugar donde realizar la recepción, toma en cuenta aquellas cosas que los presupuestos de hoteles y salones de eventos incluyen, tales como: Cubertería, Cristalería Mesas Servicio de Camareros, Parqueos, Aire acondicionado, Pista de baile, Sonido ambiental, Servicio de Limpieza Electricidad y/o plantas eléctricas e Instalaciones sanitarias.

PASO 5: Asesórate

Evita gastos innecesarios, con la ayuda de una persona experta en el área. Los Wedding Planners o planificadores de bodas son personas que conocen a profundidad todos los detalles y gastos concernientes a la boda. Estos te ayudan a hacer realidad tus sueños, siempre acorde con tu presupuesto, y su accionar va desde la decoración, el tipo de invitación, el bouquet, las locaciones para la recepción, la música y el sonido, hasta los postres y pudines de boda. Recuerda que muchas personas a tu alrededor te pueden ayudar. No descartes realizar algunas cosas con tus manos, como por ejemplo, las invitaciones, que puedes elaborar en compañía del cortejo nupcial o algunos amigos. Podrías encontrar una excelente maquillista o estilista, repostero, modista o hasta un DJ en tu círculo de amigos.

Por  Nathalie Navarro /  info@nanadeco.do



Editora y Directora ejecutiva de MiDinero. Mercadóloga de pasión y amante de la perfección de los números. Altamente comprometida con compartir conocimiento acerca de las Finanzas Personales, con el objetivo de devolver a la sociedad un poco de todas las bendiciones que he recibido de Dios.