Search
lunes 25 septiembre 2017
  • :
  • :

Venezuela: ¡La Economía Está en Crisis! ¿Qué Puedo Hacer?

Venezuela: ¡La Economía Está en Crisis! ¿Qué Puedo Hacer?

Es la mañana de un jueves en Caracas, la capital de Venezuela, donde se llevan más de 70 días seguidos de protestas contra las políticas del actual gobierno llevadas a cabo en distintos puntos del país. Una de las economías más grandes de América Latina se encuentra inmersa en una crisis. Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el 2016 las actividades económicas se contrajeron en 8.0%, los precios aumentaron de manera hiperinflacionaria en 720% y el desempleo se ubicó en torno al 17.4% de la fuerza laboral venezolana. Las expectativas para el 2017 y los siguientes años no muestran nada distinto aún.

Una familia venezolana de una zona urbana empieza el día, levantados desde la madrugada como cualquier otro día, en la que se turnan para hacer filas diariamente de al menos cuatro horas para abastecer el hogar de los alimentos imprescindibles en uno de los supermercados que poseen precios y cantidades reguladas, adquiriendo aquellos que sean más asequibles y tanto como le permitan comprar y les alcance. Deben de llegar muy temprano, pues no hay garantías de que después de tantas horas de filas encuentren lo que buscan y eso pudiera significar en algunos casos saltarse algunas comidas. Hace algunos años esta familia solía vivir de manera normal, como cualquier otra de clase media. Sin embargo por las nuevas circunstancias, como las mencionadas anteriormente, le ha presionado para realizar cambios en su estilo de vida.

Según la Fundación Bengoa, una entidad venezolana que estudia las condiciones de vida en el país, en el 2016 el 81.8% de los viviendas están compuestas por venezolanos considerados pobres. Además, el 49.4% de los hogares en Venezuela están compuestas por pobres recientes, debido a razones coyunturales.

Ante estas nuevas circunstancias solo queda algo por hacer: adaptarse para poder sobrevivir. La situación es sumamente retadora en Venezuela, pero además de restringirse cualquier tipo de gasto trivial e innecesario hay algunas recomendaciones que ayudarían a atravesar el “Niagara en Bicicleta”:

 

  • La unidad hace la fuerza. En tiempos como los actuales, es peligroso estar solo en Venezuela. Es necesario que las familias y las comunidades se unan por el bien común para que puedan repartirse tareas. Por ejemplo, algunas hacen filas en diferentes supermercados, otros trabajan, cuidan de la casa y los más pequeños, entre otros. El interés colectivo debe prevalecer sobre el individual, de lo contrario la situación empeoraría.
  • Estar atentos por seguridad. Ante la escasez de bienes y servicios, en especial de alimentos, es de esperar que aumenten los asaltos y los saqueos a los hogares y establecimientos comerciales.
  • Remesas. Una parte de la población venezolana marchó del país. Si tienes la posibilidad de recibir recursos económicos de parte de familiares y allegados se muy prudente con el gasto y administración de forma que independientemente de que recibas más otro mes, puedas mantenerlo de reserva para meses futuros.
  • Ejercitar la creatividad y aumentar las fuentes de ingreso. Los tiempos de crisis llevan a ingeniar formas para sobrevivir. Identifica necesidades que tienen los que te rodean que puedas proveer. No tienen que ser cosas complicadas, podrían hacer actividades diarias como cocinar y vender comida, cuidar niños, dar clases y tutorías, trabajos mecánicos y de construcción, así como cualquier otro que consideres sea posible. Lo importante es no limitarse en la mente.
  • Cuidado con los préstamos en dólares o cualquier otra moneda extranjera. Con niveles de inflación de tres dígitos, la moneda venezolana se deteriora más rápido que cualquier aumento de ingresos pudiera compensar significativamente.
  • Créditos en moneda local y solo para fines productivos. Si vas a tomar algún préstamo, en un contexto hiperinflacionario como el venezolano, es conveniente hacerlo en bolívares y así traer al presente los ingresos que recibirías ya deteriorados en un futuro. Si optas por esta opción es imprescindible que sea para invertirlos en alguna actividad que te produzca ingresos, de lo contrario entre la inflación y las tasas de interés se agravaría la situación económica de tu hogar.

 

Hay crisis económicas, como la de venezuela, que impactan en la vida de toda una población, a unos más que a otros. Problemas de Estado requieren soluciones de Estado, pero estas tardan. Por tanto es necesario tomar las medidas necesarias para atravesar tiempos difíciles. Sin embargo, hay algo esencial que está en riesgo en tiempos de crisis: la calidad moral.

Puedes leer nuestro artículo de “Tiempos de Crisis”

El énfasis en trabajar por el interés colectivo se debe a que en situaciones de crisis económica las personas tienen incentivos a deteriorar su moral para satisfacer sus necesidades, sin importar que se perjudique el prójimo. El otro puede pensar igual y acaban ambos peor. Si cooperan entre sí los resultados serían muy distintos.

En las ciencias económicas y la teoría de juegos esta idea deriva del concepto del dilema del prisionero, que se basa en una situación en que las partes tendrían un mejor resultado si trabajan coordinadamente, pero responden a los incentivos que ven de manera individual y terminan perjudicándose el uno con el otro.

Por:

Marlon Gracesqui  / IG: @marlongracesqui

 

Otros artículos de Marlon Gracesqui:

¿LA FELICIDAD DEJA DINERO?.

Liberación de Encaje Legal y Reducción de la Tasa de Política Monetaria ¿Qué significa eso para mí?

Vivir de las Apariencias hoy: ¿Y mañana qué?