El Zapato Perfecto Para el Caballero del Siglo 21

El Zapato Perfecto Para el Caballero del Siglo 21

Los zapato clásicos pueden servir durante “toda su vida” útil y pueden ser utilizados en diferentes ocasiones

Los zapatos, como cualquier otra prenda del vestuario, hay que saber elegirlos en función del “lugar y momento” en que se van a lucir. No es lo mismo elegir unos zapatos para una boda, que para un paseo por la playa. Lo que sí se debe tomar en cuenta, al momento de elegir un buen par de zapatos, para que la inversión sea rentable, es que el tamaño sea adecuado al del pie. Estos deben ser cómodos -eso de que para presumir hay que sufrir, es una utopía- y deben contar con una horma lo suficientemente amplia para que el pie no sufra presiones.

Un zapato para cada ocasión
Los zapatos más clásicos suelen ser válidos para casi todas las ocasiones; mientras que los de corte más informal, no deben acompañar una indumentaria formal o de etiqueta.
El color para un zapato formal es negro, aunque cada vez se van aceptando otros colores, pero siempre han de ser oscuros. Estos pueden ser hechos en piel y de cordones, con un corte clásico tipo Oxford, Derby o similar.
Los zapatos menos formales pueden ser más atrevidos en color, corte y diseño. Como los náuticos, los mocasines, etc.

Principales tipos de zapatos, atendiendo a su denominación y formalidad
Los zapatos Oxford son los elegantes por excelencia. Se pueden vestir con todo tipo de vestuario, desde ir de etiqueta o vestido con algo informal. Suelen ser lisos o con algún calado. Los más utilizados son los de color negro y marrón.

Los zapatos Derby son los hermanos, casi “gemelos”, de los zapatos Oxford. De corte muy parecido, son válidos para casi todas las ocasiones, en función del “perforado” que lleve el diseño elegido. Los colores más utilizados son el negro y el marrón, aunque están saliendo al mercado diseños y colores mucho más modernos, pero más informales.

Los conocidos “monk strap” -zapatos con hebilla o similar- son cada vez más aceptados para utilizar con un vestuario formal o de etiqueta. También se pueden utilizar para vestir en muchas otras ocasiones.

Los zapatos más informales son aquellos que tienen un corte moderno y colores más vivos. Pueden ser un tipo mocasín, o modelos similares, sin cordones. Pueden llevar algún pequeño detalle como borlas, hebillas, lazos etc. En esta categoría podríamos incluir también modelos como los conocidos náuticos y zapatos de corte similar, llegando algunos modelos a ser muy parecidos al calzado deportivo.

Mientras más modernos son los modelos de zapatos, más rápido pasan de moda

Es importante, a la hora de elegir un buen zapato, tener en cuenta: el color, el material -si es o no de piel-, si tiene cordones o no, el grosor de la suela, si es cosido o soldado, el tipo de puntera y el tipo de horma, así como el tipo de calado, si lo tiene. Recuerda que el precio real de una prenda de vestir, o de unos zapatos, como en este caso, es el “precio que pagaste por ellos, dividido entre las veces que los utilizas”; por lo tanto, si el zapato fue más caro y por su calidad, así como por su versatilidad, los usas con frecuencia, a lo largo salen más baratos que aquellos por los que pagaste menos, pero que por su incomodidad o poca calidad apenas usas.

por RAFAEL DE LA FUENTE-RAMOS |  rdelafuente@gmail.com / Asesor de imagen y comunicación no verbal
/rafael_de_la_fuente_ramos /RafaeldelaFuente-Ramos