Producto Interno Bruto: El volúmen de bienes y servicios que nos intercambiamos en la economía

Producto Interno Bruto: El volúmen de bienes y servicios que nos intercambiamos en la economía

 

Es importante entender el concepto del PIB desde un ángulo más personal y útil posible, conociendo cómo nos impacta y cómo nos sirve su resultado y sus proyecciones

El producto interno bruto -PIB- es uno de los conceptos más frecuentemente mencionados; uno de los indicadores más citados por nuestros líderes políticos y al mismo tiempo, uno de los indicadores menos comprendidos por la población.

Incluso dentro de la población con estudios profesionales, el PIB es un concepto que se conoce y se explica a un nivel tan general, que apenas raya en la superficie del mismo. Académicamente es fácil encontrar definiciones formales, como la que compartimos a continuación: “Es una magnitud macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país -o una región- durante un período determinado -normalmente un año.

El Producto Interno Bruto ¿Cómo me impacta?

Lo que realmente nos interesa es entender el concepto del PIB desde un ángulo más personal y útil posible, es decir, ¿cómo me impacta a mí? ¿Cómo lo impacto yo? ¿Cómo me sirven sus resultados y sus proyecciones? Como una forma simple de dar respuesta a estas preguntas y facilitar la comprensión de este importante indicativo, proponemos un resumen de diez ideas centrales que deben acompañarnos en lo adelante, cuando entremos en contacto con la medición del PIB.

1. El Producto Interno Bruto representa la suma monetaria del intercambio total de bienes y servicios entre las personas y empresas, ocurrido en el período que se está midiendo

2. Durante el pasado año 2013, el PIB en República Dominicana fue de USD$60,6 mil millones de dólares. Esto significa que esta suma, literalmente, cambió de bolsillos durante los doce meses del pasado año

3. Lo anterior significa que más de sesenta mil millones de dólares cambiaron de manos durante el pasado año; sin embargo, la pregunta para nosotros es: ¿Cuánto captamos nosotros? ¿Cuánto pasamos hacia otras personas? ¿Cómo podemos aumentar nuestra participación del pastel?

4. Todo intercambio económico es, en esencia, un intercambio de valor. Las personas y empresas intercambian cada día sus recursos por servicios o bienes que consideran de valor para ellos

5. Otras preguntas de reflexión que nos ayudarán a comprender este concepto son: ¿Cuál es el valor que nosotros estamos proveyendo hoy al mercado? En caso de que seamos empleados privados, si estamos proveyendo el mismo desempeño promedio que la mayoría, es lógico que recibamos la misma remuneración promedio que la mayoría.
Para recibir una remuneración diferenciada, debemos encontrar la forma de diferenciar la calidad de nuestro trabajo, de manera que sean valiosas para el mercado de nuestra profesión

6. En caso de que tengamos una pequeña o mediana empresa con metas de atraer una
mayor porción de los 60 mil millones de dólares que cambian de manos cada año, debemos asegurarnos de que, estamos comprendiendo a fondo los problemas que nuestros clientes desean solucionar con los servicios que ofrecemos y luego ofrecerlo en forma excepcional, accesible, rápida y con alta calidad

7. En resumen, el dinero está hecho y cambiando de manos cada día; si queremos atraerlo, debemos asegurarnos de que brindamos a la comunidad y al mercado soluciones originales de alta calidad a los problemas de nuestros clientes

8. Para conservar el dinero, una vez ganado, prioricemos la reinversión en nuestros negocios; posterguemos gastos desmedidos en auto-gratificaciones y mantengamos nuestros gastos personales centrados en las necesidades importantes. No entreguemos
nuestro dinero a cambio de espejitos.

por JOSÉ SALCÉ | salce@revistamidinero.com.do