Tiempo
Lectura
3 MIN

15 Maneras de Ahorrar en la Compra del Supermercado

La mayoría de los productos que se compran sin lista en el supermercado es por impulso o con la excusa del por si acaso.

El renglón de alimentos por ejemplo siempre ha ocupado una parte importante del presupuesto familiar, y aunque algunos pueden ser expertos en estirar el presupuesto destinado a las compras del hogar, no siempre sabemos cómo sacar el mejor provecho a nuestras visitas a la conocida “casa del terror” de la vida adulta.

Con el uso del sentido común, la prudencia, una mínima planificación y siguiendo algunos consejos básicos, optimizarás tus compras sin tener que “desnutrir” a la familia y sin privarte demasiado de ciertos gustos, como podrás apreciar en los puntos que te presentamos a continuación:

  1. Prepara una lista de compras y sé fiel a ella y a tu presupuesto. Recuerda, como los caballos, como dice el refrán.
  2. Si por alguna razón debes ir al supermercado sin tu lista, limítate a comprar lo acostumbrado y que estás segura necesitas. No te dejes llevar por el impulso, mejor vuelve.
  3. Si solo debes hacer un relleno, confirma de antemano qué cosas te hacen falta. Pon una libreta en la cocina y ve anotando las cosas que se van terminando.
  4. Determina cuantas veces por mes debes ir al supermercado y planifica tu consumo entre compras grandes y compras pequeñas de productos perecederos.
  5. Adquiere los empaques más grandes de productos no perecederos: detergentes, papel de baño, toallas sanitarias, entre otros. Si tu familia es numerosa, es buena idea visitar los clubes de compras con ofertas de estos artículos en grandes cantidades.
  6. Familiarízate con tu supermercado. Solicita la tarjeta de lealtad con la que recibes descuentos por promociones y acumulas puntos por tus compras, que luego puedes canjear cuando la “olla” ataca por pan, leche, jugos o algún otro relleno.
  7. Visita otras tiendas para que te enteres de cómo andan los precios en otras cadenas.
  8. Aprovecha los alimentos de temporada y aumenta el consumo de pescados y mariscos cuando están en oferta. Elige siempre frutas y vegetales de cosecha local.
  9. El periódico  es tu amigo, por tanto, revisa los encartes que salen periódicamente, para que te enteres de ofertas y nuevas promociones.
  10.  Pregúntate que es lo que más consume tu familia: vegetales, carnes o abarrotes y coordina tus idas al supermercado los días que tienen en especial ese tipo de productos.
  11. Analiza la conveniencia de elegir las marcas privadas de los establecimientos, ya que pueden ofrecer mucho beneficio calidad-precio.
  12. Prepara un menú semanal, para que saques provecho de lo que tienes en tu nevera o despensa. Introduce nuevos alimentos y dale variedad a tu alimentación.
  13. Un viejo consejo que siempre funciona: Procura no ir con hambre  supermercado, pues eso sólo te impulsará a comprar cosas que no necesites.
  14. Ve con tiempo suficiente, para comparar precios y oportunidades.
  15. Proponte hacer un plan con lo que ahorres y sé indulgente; quizás esa sea la manera de comprarte esas revistas que ya no te compras ahorrar para una cartera nueva o tener un dinerito extra para las vacaciones, etc.

Trátate bien y relájate, si te excediste en una quincena, compensa en la otra. La vida es muy corta… ¡Disfrútala!

Otra cosa que puedes hacer, es elaborar platos que te permitan utilizar los alimentos que quedan en la nevera o despensa, lo que puede resultar muy rico, saludable y económico; además de que nos permite obtener un excelente resultado con una mínima inversión.

Por la: Chef Sagrario Matos/@sagrariomatos

Sagrario@senora-bonita.com/

También te puede interesar:

https://revistamidinero.com.do/cocinando-sin-itbis-2-2/

La Sirena - Fondo amarillo

Nuestro sitio web utiliza cookies par aofrecer mejor experiencia a nuestros usuarios. Por favor consulta nuestras Políticas de Cookies