Tiempo
Lectura
3 MIN

Ante la crisis económica… ¿Qué se debe hacer hoy en día?

Ante la certeza de que tarde o temprano una crisis nos golpeará, lo ideal es prepararse mucho antes de que esta llegue, para minimizar su impacto y aunque hay escasas cosas que hacer, estas pueden ser muy útiles, si las llevamos a cabo de una manera consciente

Con justa razón nos preocupamos cuando vemos los titulares de los periódicos esbozando lo delicada de la situación económica mundial. No es para menos. Ante la imagen de desolación, de repente a muchos nos asalta la interrogante ¿Qué hacer ante la crisis? Para algunos, la que está por venir -porque de que viene no hay dudas-, será la peor crisis de la historia, mientras que para otros, será una solo una crisis más.

Aunque no sabemos exactamente cuándo ni de qué magnitud será la próxima crisis, lo cierto es que vendrá. Al menos ya las cosas comienzan a aumentar de precios y ese aumento impacta directamente nuestros presupuestos, generando una mini crisis en nuestras finanzas.

¿Entonces? La mala noticia es que en los momentos de crisis hay pocas cosas que hacer. La buena es que esas pocas cosas pueden ser muy útiles, si las llevamos a cabo de una manera consciente.

Una recomendación que no puede faltar es que, ante la certeza de que tarde o temprano una crisis nos golpeará, lo ideal es prepararse mucho antes de que esta llegue, para minimizar su impacto. Esto se logra llevando un estilo de vida acorde con nuestros ingresos, tratando por todos los medios de utilizar el crédito de manera inteligente, evitando el endeudamiento extremo, preparando un presupuesto para identificar a donde se está yendo nuestro dinero y llevar un mejor control de los gastos.

¿Y para aquellos que no se prepararon para esperar la crisis, cuál es el mejor consejo?

Para empezar, como en todos los casos, se debe hacer un presupuesto para tener bien claro las líneas más importantes de nuestros gastos e ingresos y proyectar su comportamiento por lo menos durante los próximos doce meses. Hay que tomar en cuenta que en momentos de crisis, los precios pueden subir de un mes a otro sustancialmente. Si al realizar el presupuesto uno se encuentra con que los ingresos no alcanzan a cubrir los gastos, hay que buscar la forma de cortar aquellos que sean innecesarios.

Así como haría cualquier empresa cuyo presupuesto está en números rojos, cortar gastos es la primera opción que tenemos y la que tiene un impacto inmediato en nuestro balance de cada mes.

Asimismo, poner atención a los gastos con las tarjetas de crédito es vital para evitar se nos vayan de la mano los balances, por querer mantener el mismo estilo de vida llevado hasta el momento, lo que puede provocar, como consecuencia, que terminemos pagando intereses por financiamiento que aumentan el déficit.

Luego de realizar el doloroso ejercicio de cortar gastos, es importante empezar a buscar la forma de generar ingresos extra que ayuden a reducir o eliminar el déficit. Esto último no es tan fácil de realizar, pero pude tener un impacto material en nuestro balance de fin de mes.

Aprovecha tus habilidades

En la búsqueda por producir algo de dinero extra, hay que ser creativo y aprovechar nuestras habilidades para hacer cosas que disfrutamos. Muchos de nosotros tenemos habilidades que podemos explotar y a través de ellas generar algún tipo de flujo de efectivo que ayude a reducir o eliminar la olla familiar. Sin embargo, antes de lanzarte e a explotar tu creatividad, es necesario que te hagas estas preguntas: ¿Qué actividad amas realizar?

¿Cuál es la posibilidad de generar ingresos mediante la realización de esa actividad? ¿Qué sería necesario para comenzar ese proyecto? ¿Con cuáles recursos cuentas para llevarlo a cabo? ¿Quién de la familia está dispuesto a acompañarte en ese nuevo emprendimiento? Al contestar estas interrogantes, de seguro encontrarás respuestas muy interesantes.

Como vemos, la mejor forma de enfrentar la crisis es preparándose para cuando llegue. Esperarla en buena salud financiera no quiere decir que no nos va a impactar, pero sus efectos serán menores. Sin embargo, para aquellas personas desorganizadas financieramente, los efectos de seguro serán devastadores y nada que podamos decirle por este medio podrá ayudarlos, porque las crisis no son amigas de nadie.

También puedes leer:

Tiempo de crisis

por César Perelló | perellocesar@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Nuestro sitio web utiliza cookies par aofrecer mejor experiencia a nuestros usuarios. Por favor consulta nuestras Políticas de Cookies