Emplearse o que te empleen ¿Cuál es la diferencia?

Emplearse o que te empleen ¿Cuál es la diferencia?

A primera impresión estos dos términos que hacen referencia a empleo pueden parecerte iguales. Sin embargo, a nivel social marca una importante diferencia en estatus de progreso material como en el grado de satisfacción personal de cada uno de nosotros.

Independientemente de que labores en una empresa privada, o que brindes tus servicios de forma independiente o bien que hayas establecido un negocio propio; la diferencia entre emplearse o que te empleen impactan por igual, y ¿por qué? Porque los elementos exteriores no hacen la diferencia sino el punto de vista como lo puedas observar y la visión detrás de tu esfuerzo.

Como podríamos entonces definir estos aspectos:

Emplearse: Puede considerarse a una acción propia que nace de tu voluntad, y que requiere conocerse a sí mismo, tener conciencia de tus propias fortalezas, conocimientos, habilidades y lo más importante, hacer uso de ellas, es decir, tener la confianza en nuestra capacidad de hacer, y de avanzar cada día aún fuese una pulgada, un metro o un kilómetro.

Hay empresas que están constituidas por colaboradores acostumbrados a “emplearse”. Son ese tipo de personas auto dirigidas, y quizás tu formas parte de ellos o te has topado con alguna que se levantan cada día con nuevas soluciones para los retos de la compañía y el equipo al que pertenecen. Estos son los primeros en tomar acción para hacer lo que todos saben que necesitan hacer y por eso son apreciados, valorados y tomados en cuenta en las decisiones.

Este tipo de personas son aquellas que cuando deciden emprender sus propios proyectos y empresas saben por igual “emplearse”, porque en realidad las cualidades necesarias para ser un colaborador exitoso no son muy diferentes a las requeridas para ser un emprendedor de éxito.

Esto es muy diferente a ser “empleado”, porque se redefine normalmente por una postura de dependencia que es ante todo mental. Quien busca que lo empleen no proporciona valor a su nuevo equipo, y trabaja enfocado a realizar tareas específicas, rutinarias, que pueda desempeñar dentro de sus habilidades y horario de trabajo sin tener mayor esfuerzo.

Te daremos un ejemplo para que puedas diferenciar mejor cada tipo de colaborador.

Fíjate es muy poco usual que el “empleado” salga de su zona de confort para solucionar el problema de algún cliente, mientras que los colaboradores que “se emplean” con frecuencia asumen los casos como propios hasta verlos resueltos.

Las empresas de hoy en día, necesitan colaboradores que naturalmente quieran “emplearse” a todos los niveles de la organización, técnicos, operarios, representantes, contables, choferes, gerentes, directivos, y esto solo para avanzar de manera significativa y positiva dentro del mundo laboral.

En el nivel personal de cada uno de nosotros, sería genial reflexionar cada mañana y preguntarnos si formamos parte del grupo de “emplearse” con entusiasmo proactivo en un espacio y ambiente profesional o si todo lo contrario, nos conformamos con ser “empleado” para ocupar más un puesto de trabajo y solo seguir instrucciones.

Cuando agregamos valor en nuestros entornos, la sociedad nos devuelve oportunidades de crecimiento.

José Salcé

jasalce@gmail.com

Información patrocinada por

Wind Telecom

wind telecom




Deja un comentario