¿Por qué contratar a un asesor financiero?

¿Por qué contratar a un asesor financiero?

Cuando eres emprendedor, debes asesorarte de profesionales externos que te ayuden a alcanzar la siguiente etapa de tu empresa. Es importante que sepas en cada etapa de tu empresa qué solicitarles a estos profesionales.


Si eres emprendedor, es muy probable que en algún momento hayas contratado a un contador externo para que registre tus transacciones y te apoye con los temas fiscales, sin embargo, es posible que sientas que sus servicios se han deteriorado o que simplemente ya no generan valor para tu empresa.

 

Esta situación no necesariamente se deba a que tu contador externo haya empeorado su calidad de servicio o que no sea capaz de crecer con tu empresa, lo que usualmente sucede es que contratamos a un contador externo al iniciar nuestro emprendimiento y no cambiamos nuestra relación empresarial con este profesional de acuerdo con nuestras necesidades.

 

La información financiera que necesita analizar un dueño de empresa varía a lo largo de cada etapa de crecimiento en la que se encuentre el negocio. Una empresa que tiene 5 meses de haber iniciado no necesita recibir los mismos reportes que otra empresa que tiene 5 años en operación. En cada etapa, el enfoque del emprendedor es diferente, por lo que debes saber qué exigirle a tu contador en la medida que tu empresa vaya creciendo.

 

Tomemos el siguiente ejemplo de una empresa ficticia para ilustrar cómo las necesidades de información financiera para un emprendedor van evolucionando y cuál debe ser su relación con los profesionales financieros y contables:

 

Supongamos que estás empezando tu emprendimiento, a estas alturas, la necesidad de tener información detallada y extensa sobre tu empresa de manera diaria es baja. Esto se debe a que es muy probable que empieces con pocos productos, servicios, clientes y proveedores, lo que se traduce en ventas bajas aún. En esta etapa, tu mayor enfoque debe ser en aumentar tus ventas, por lo que debes contratar a un contador externo para que registre tus transacciones, realizando tu contabilidad y ayudándote a cumplir con tus obligaciones fiscales sin aumentar tus gastos fijos.

 

Luego de cierto tiempo, en todas las empresas existe un momento crucial, en la cual sus ventas experimentan aumentos porcentuales importantes. Sin embargo, puedes sentir que estás estancado, necesitas información comercial y financiera con mayor frecuencia sobre tu empresa, de manera que puedas tomar mejores decisiones y puedas negociar con clientes y proveedores estratégicos.

 

Es en este momento, cuando ya tienes ventas estables con buenos márgenes, que te convendría contratar a un contador de manera interna, esto no significa que canceles el contrato con el contador que inició contigo, sino que su rol ahora debe cambiar de ejecutor a supervisor de tu contador.

 

¿Por qué? Es posible que el contador que contrates por tu nivel de liquidez (ya que sigues siendo una pequeña empresa) sea alguien con poca experiencia, por esta razón, su conocimiento es más teórico que práctico. En este sentido, tener a un tercero con más experiencia que revise el trabajo de tu contador en las fechas de impuestos y al final del mes es de gran valor para asegurar que te estén presentando información confiable.

 

¿Qué sucede cuando tu empresa sigue creciendo? Quizás ahora puedas contratar a un contador con más experiencia (o quizás el contador que ya habías contratado haya crecido junto con la empresa). Este contador interno ahora te puede manejar toda tu contabilidad, nómina e impuestos, junto con un auxiliar de contabilidad, y entregarte estados financieros mensuales.

 

¿Ya te libraste de contratar a un profesional externo? Quizás sí, quizás no, su rol de nuevo ha cambiado, ahora en vez de revisar lo que hace tu contador, utilizará la información enviada por el mismo para apoyarte en temas financieros. Podríamos decir que será tu director financiero externo, te podrá apoyar en evaluaciones económicas de proyectos, proyecciones financieras, construcción del presupuesto, proyecciones del flujo de caja, apoyo en consecución de financiamientos, etc.

 

 

¡Recuerda que debes orientarte a la hora de emprender!

 

 

Giancarlo Jiménez / @thefinancecourse 

Master en Administración Empresarial

 

Lecturas relacionadas:

¿Dónde está el efectivo de mi negocio?

Correo Electrónico: el gran aliado del emprendedor

 




Deja un comentario