Perdí mi trabajo y ¿ahora qué?

Perdí mi trabajo y ¿ahora qué?

Perder un empleo es sin lugar a dudas una experiencia amarga y bien sabemos que sobreponerse no es tan fácil y más aún si es un empleo en el cual tenías varios años trabajando y en el que sentías que dabas lo mejor de ti. Pero por más duro que sea este camino, existen algunas formas de superarlo y seguir adelante.

 

Un día llegas a casa y simplemente empiezas a analizar el comportamiento de tu jefe, has notado un cambio, sientes quizás que te observan más que antes y que algunos de tus compañeros hasta dan signos de que algo está por suceder.

A pesar de esto tratas de tener la mente tranquila, pensar positivo y dar lo mejor de ti, no puedes evitar pensar en que hasta tienes nuevas asignaciones y hasta ahora todo está bien ¿qué pasa? Posiblemente te imaginas algo, pero la imaginación y la realidad son dos cosas distintas y la realidad para ti en ese momento es que no pasa NADA.

Luego de días pensando y trabajando, llega la tan temida llamada del Departamento de Gestión Humana, en ese momento a pesar de las sospechas, tu mente queda en blanco, y vuelves a recordar que la imaginación y la realidad son dos cosas diferentes, la imaginación solo te toca y casi no la sientes, pero la realidad te golpea y te derrumba.

Al llegar a la oficina, sientes como tu supervisor toca tu hombro y te dice de manera tan fría: “Estás despedido”, un montón de cosas llegan a tu mente, pero la pregunta principal es: ¿y ahora qué?

Una de las cosas que teme la gente es perder su empleo, muchos sienten que se les derrumbó el mundo, que salir adelante es imposible, algunos hasta lo asocian con la pérdida de un familiar.  A continuación, te comparto algunos tips que te ayudarán a sobreponerte luego de una pérdida de empleo:

  • Aférrate a algo que te apasione: Siempre hay algo que te gusta hacer y que quizás por falta de tiempo no habías podido desarrollarlo. Aprovecha ese tiempo libre para practicarlo, estudiarlo y quién sabe si hasta eso que te gusta puedas comercializarlo.
  • Sal de casa: No te quedes encerrado en cuatro paredes, ya que el estar aislado puede sumirte en una depresión.
  • Ten cerca de ti personas que te motiven: La motivación es la clave para sobreponerse y tener a alguien que cada día te diga que ¡Tú puedes! Es vital para poder levantarte.
  • Mantén una actitud positiva: Es duro verse en esa situación, pero la negatividad en un momento, es lo que menos aporta, levántate cada día y piensa que es una nueva oportunidad para empezar de nuevo.
  • Anímate a buscar otro empleo: No te quedes de brazos cruzados, en la vida tenemos que ser valientes, siempre hay una oportunidad para volver a empezar y es posible que esta vez sea aún mejor.
  • ¡Prepárate!: Aprovecha ese tiempo libre para prepararte estudiar, hay muchas opciones hoy en día, como cursos online, diplomados y talleres. Suma conocimientos ya que estos pueden ayudarte a estar preparado para tu próximo empleo.
  • Sé paciente: No siempre llegan en el tiempo que esperas, hay personas que duran un buen tiempo en la búsqueda, pero la clave está en no desmayar y continuar siempre habrá algo para ti.

La travesía es dura, muchas veces se pierde la esperanza y hasta dudas de tu capacidad, pero recuerda que rendirse no es una opción, lo mejor llega cuando menos lo esperas. Esto es similar a alguien que esté en medio de una tormenta, siente que va a morir, pero cuando pasa la tempestad el arcoíris de esperanza, lo hace volver a sonreír.

 

Por: Alba Danellys Pérez Rincón




Deja un comentario